Las empresas dejan sin gastar el 25% del dinero para formación

Según informa el diario Cinco Días, en 2014 un total de 471.590 empresas formaron a sus trabajadores a través del sistema de bonificaciones en la cotización que pagan por formación. Esto representa un 30% del total de las empresas inscritas en la Seguridad Social. Por tercer año consecutivo, descendió levemente este porcentaje de empresas que promueven la formación de sus empleados. Y, además, las compañías siguen sin gastar todo el dinero del que disponen para estas acciones formativas.

El Ministerio de Empleo recaudó el pasado año unos 1.800 millones de euros de la cuota para formación que pagan mensualmente todos los empresarios y los trabajadores en sus nóminas. De esta cantidad, se asignaron 785,7 millones de euros para la formación que imparten las empresas a sus trabajadores y luego se bonifican a través de descuentos en el pago de cotizaciones del año siguiente.

Sin embargo, las compañías no gastan todo este crédito. El pasado año se dejaron sin usar un 25% (198 millones de euros), un punto más que el año anterior, según la Fundación Tripartita, que es el organismo de la Administración que gestiona estas bonificaciones.

¿Por qué no gastan las empresas todo el dinero que les corresponde? La causa principal es el sistema de cofinanciación que fija la ley. La norma obliga a que, según el número de trabajadores asalariados, las empresas tienen que participar en la financiación de los costes de formación, en una cuantía mínima determinada. En 2014, solo las empresas de hasta 10 empleados estaban exentas de cofinanciar sus acciones formativas; mientras que aquellas de entre 10 y 49 trabajadores debían aportar el 10% del coste de los cursos; las de entre 50 y 249 trabajadores, el 20% y las de 250 o más, el 40%.

La ley permite que las empresas realicen esta cofinanciación con los salarios de los trabajadores que reciben la formación en su jornada laboral. Si bien, en ocasiones este coste no es suficiente para cubrir toda la financiación que tienen que aportar y, en esos casos, las actividades formativas le cuestan algo de dinero a la empresa.

Fuentes de la Administración atribuyen a esta causa el hecho de que muchas empresas no agoten todo el crédito del que dispone, “porque para que te den cien, tu tienes que poner veinte y eso ya no interesa a muchos empresarios”, explican estas fuentes.

Esto explica que las microempresas de menos de cinco trabajadores que no deben cofinanciar nada sean las que más parte de su crédito gastan: en concreto el 89%. En este tamaño de empresas, además, el sistema de bonificación se sustituye por un crédito de 400 euros.

Otras causas

“Pero hay, además, otros motivos por los que las empresas no gastan todo el crédito, como por ejemplo por cuestiones de estrategia”, indican fuentes del sector. Hay compañías que no quiere revelar a la Administración o, simplemente, no quieren hacer público en qué están formando a sus empleados, por cuestiones de competencia. “Estas compañías a lo mejor sí se bonifican la formación transversal en idiomas, por ejemplo, pero no la específica de su sector”, añaden estas fuentes.

Una tercera razón por la que las empresas no gastan todo el crédito es por incapacidad para justificar todo el gasto. Así, después de haber hecho sus acciones formativas, cuando van a bonificárselas, no cumplen con todos los requisitos para recibir la financiación de la Administración.

No obstante, los datos de disposición del crédito para formación de 2015 podrían dibujar un escenario distinto por el efecto de la nueva ley de formación para el empleo que entró en vigor definitivamente en. Esta norma modifica sistema de cofinanciación al reducir de 10 a 5 trabajadores el límite para que las empresas estén exentas de cofinanciar la formación. Esto, unido al establecimiento de un sistema de módulos con precios mínimos por hora de formación, que se aplicará a todas las empresas –incluidas las más pequeñas– podría suponer que las compañías se gasten incluso menos parte del crédito disponen.

Perfil del participante: hombre, cualificado, de entre 36 y 45 años

Sectores. Seguridad y medioambiente; administración y gestión;y comercio y marketing fueron las tres áreas profesionales en las que se formaron más de la mitad de los participantes en iniciativas de formación en las empresas.

Edad y género. El 56,2% de los participantes en formación bonificada fueron hombres, frente al 43,8% de mujeres. Esto supone que la participación masculina en formación sigue siendo más alto que su participación en el mercado de trabajo (cuyo peso el del 53%), mientras que la participación femenina en las acciones formativas, también sigue por debajo del peso que representan en la población ocupada (46,7%).

Uno de cada tres trabajadores formados tenía entre 36 y 45 años, con lo que este colectivo de edad es donde se concentra un mayor volumen de participantes en formación bonificada en las empresas. Le sigue el grupo de entre 26 y 35 años, que aglutina al 28% de los formados y, seguidamente, aquellos de entre 46 y 55 años, con el 23,4% del total. Solo un 7% tenía más de 55 años y apenas un 5%, menos de 25.

Regiones. Madrid y cataluña fueron las comunidades con mayor tasa de cobertura, que mide el porcentaje de asalariados del sector privado que recibieron algún tipo de formación bonificada en sus empresas el pasado año. Así, el 36% de los empleados madrileños y el 30% de los catalanes asistió a algún curso promovido por sus empresas. Por el contrario, solo el 21,8% de los extremeños y el 23% de los ciudadanos de Baleares recibió este tipo reciclaje profesional.

Cualificación. Los trabajadores cualificados fueron los que participaron más en actividades formativas el pasado año: cuatro de cada diez participantes era cualificado. El siguiente colectivo que más formación recibió fueron, por el contrario, los trabajadores de muy baja cualificación (el 22,6% encajaba en este grupo). Sólo el 3,8% eran directivos.

Permisos individuales. El número de permisos individuales de formación que terminaron en 2014 cayó un importante 55%, hasta los 13.666. Esto obedece a que algunos certificados de aptitud profesional y otras formaciones no pueden realizarse ya con bonificaciones.

Comentarios desactivados

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación