DEBEMOS ADECUAR LAS COMPETENCIAS PROFESIONALES A LAS NECESIDADES REALES DEL MERCADO DE TRABAJO

Por Delvis Juan Ramírez Solano (*)

Por Delvis Juan Ramírez Solano (*)

La Formación Profesional para el Empleo constituye un ámbito fundamental de las Políticas Activas de Empleo, por su capacidad estratégica para adecuar la cualificación y las competencias profesionales de la población en edad laboral a las necesidades del mercado de trabajo, garantizando el funcionamiento eficiente de este en el futuro. La Estrategia Europa 2020 recoge entre sus objetivos de política de empleo la necesidad de mejorar estas competencias, con el fin de optimizar la educación y el aprendizaje, adecuándolos a los cambios del modelo productivo.

Como indicador importante de análisis, se establece en la estrategia el porcentaje de población participante en acciones formativas para el empleo. No obstante, este análisis está condicionado por la heterogeneidad de las comunidades autónomas en cuanto a la participación de su población en este tipo de acciones (en los últimos años se ha observado una mayor participación en Comunidades autónomas con el tejido empresarial más asentado, como Madrid, Catalunya, Navarra, Euskadi o Aragón, frente a aquellas con desajustes estructurales en términos de desempleo y/o dispersión de la población, como Extremadura, las dos Castillas, Canarias y Andalucía.

Por otro lado, la evolución de la participación en estas acciones desde la aprobación de la Estrategia Española de Empleo ha mostrado un comportamiento dispar, destacando Comunidades en las que se ha estancado e incluso ha descendido el porcentaje de participantes, como son los casos de Galicia y Andalucía.

Asimismo, se hace necesario reflexionar sobre el efecto negativo que los recortes en Políticas Activas de Empleo, concretamente en Formación para el Empleo, han tenido sobre las personas para mejorar su cualificación tener acceso a un puesto de trabajo y sobre las repercusiones que estas medidas cortoplacistas pueden tener a medio y largo plazo sobre la adecuación de las competencias profesionales a las necesidades reales del mercado laboral.

De forma positiva, destaca el incremento porcentual de participación en acciones formativas en Catalunya, superior al resto de Comunidades autónomas. Allí, se ha redefinido la Formación para el Empleo como consecuencia de la publicación del Real Decreto 3/2011 y la aprobación de la Estrategia Española de Empleo, y se ha plasmado en el Plan de Desarrollo de Políticas Activas de Empleo (PDPA), que concreta los servicios en materia de orientación y cualificación profesional.

Al respecto, las actuaciones desarrolladas se han estructurado en los siguientes ámbitos: la “formación profesionalizadora”, con programas formativos específicos y adaptados a las necesidades de las personas, tanto ocupadas como desempleadas, las empresas y los territorios. El SOC se ha orientado a facilitar la obtención de Certificados de Profesionalidad; la “formación en competencias base”, con objeto de mejorar las competencias básicas (búsqueda de empleo, catalán, castellano, informática…) y la formación en “competencias transversales”, con objeto de mejorar dichas competencias relativas a las capacidades, habilidades y actitudes necesarias para responder a situaciones de diversa complejidad en diferentes contextos laborales.

También es preciso mencionar la evolución de los dispositivos territoriales de Acreditación de Competencias Profesionales como mecanismo de reconocimiento formal de la cualificación profesional de las personas que disponen de una capacitación profesional no acreditada.

En este aspecto, destaca Galicia, donde se ha desarrollado un importante volumen de las convocatorias llevadas a cabo, abarcando prácticamente todas las familias profesionales, destacando las relacionadas con las unidades de competencia asociadas a ocupaciones de sectores de actividad estratégicos y/o con tradición territorial y con las unidades de competencia asociadas a ocupaciones de sectores de actividad emergentes y relacionadas con nuevos yacimientos de empleo, con el objetivo de anticiparse a los cambios previstos del modelo productivo, relacionadas con la economía del conocimiento, las TIC, los socio-comunitarios y el desarrollo sostenible.

(*) Delvis Juan Ramírez Solano es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Máster en Liderazgo y Gestión Política, en la especialidad de políticas socio-laborales, Maestría en Educación e Inclusión Digital y Maestría en Seguridad Laboral y Prevención de Riesgos Laborales. Experto universitario en Inserción socio-laboral de colectivos desfavorecidos e Iniciativas de empleo en el ámbito local. Cuenta con amplia experiencia profesional en diferentes Programas de Formación para el Empleo e Inserción e Intermediación Laboral de instituciones públicas y entidades privadas, dirigidos a diversos colectivos y grupos sociales con dificultades frente al empleo. Es docente experto en temas de inserción socio-laboral y desarrollo local y comunitario. Profesor-tutor del Curso de Experto en Intermediación Laboral para Agencias de Colocación, de ANAC. 

 

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación