Si vas a compararte… Elige bien como hacerlo

comparacionesCompararse con los demás no suele ser una fórmula adecuada para ganar autoestima, eso implica estar en permanente tensión.

Tener autoestima, bajo esa perspectiva, supone estar permanentemente ganando a los demás para poder gozar de una aceptable sensación de bienestar con nosotros mismos, y ¿quién puede decir que gana a todas las personas en algo? Absolutamente nadie.

Los perfeccionistas no solo se comparan con los demás, sino que además su tabla de medir no alcanza nunca su máximo, todo se puede hacer SIEMPRE mejor, por lo que su insatisfacción es permanente.

Los especialistas recomendamos evitar las comparaciones, tanto en nosotros mismos cuando nos comparamos con los demás, como cuando educamos a nuestros hijos o dirigimos un equipo de trabajo.

Pero ¿es siempre mala la comparación? Puntualmente y con la actitud adecuada puede ser una potente herramienta de motivación.

Por ejemplo, la comparación permite mejorar records del mundo; sin embargo es curioso que se tardan años en superar pero meses en igualar una vez alguien lo ha conseguido primero.

¡Cuidado! Cuando pensamos que algo es imposible, aumentamos la probabilidad de que se convierta en imposible. 

Cuando nos enfrentamos al mercado de trabajo, puede suceder que los logros, virtudes y atributos positivos de los demás candidatos nos acomplejen hasta el punto de renunciar a presentarnos a determinadas ofertas o nos impide mostrar la confianza y seguridad que necesitamos para ser elegidos para el puesto.

Una baja autoestima puede hacer que incluso nos percibamos de forma deformada, menospreciemos nuestras cualidades y logros, lo que nos conduce a un callejón sin salida…¿quién me va a querer a mi cuando ni yo mismo me elegiría?autoestima

Estar desempleado no debe ser sinónimo de estar parado, por eso:

  • Jamás te denomines “parado”, estas en un proceso de transición de carrera profesional.
  • Como en cualquier proceso de transición, hay debilidades propias de un proceso de cambio que han de sostenerse desde las fortalezas que posees (ilusión, experiencia, conocimientos, apoyos, tiempo, etc.)
  • El mejor momento es ahora, ¿cuándo lo va a ser sino?
  • No te compares, todas las personas son diferentes, también lo es la vida y las circunstancias de cada uno. Observa tu propia evolución y busca superar tus marcas como herramienta de motivación (fórmate, busca activamente empleo, amplia tu red de contactos, practica una habilidad nueva…)
  • Aprende a marcarte metas y objetivos basados en lo que tú quieres para tu vida y no en los que otros han conseguido para las suyas.
  • Asume la responsabilidad de los cambios que provocas en tu vida a través de tus decisiones, no dejes que la economía, la política, la familia, etc. Sean quienes manejen los hilos de tu destino y anulen tu voluntad.

Compararse no es nunca un ejercicio plenamente objetivo, pero si aun así decides hacerlo que NUNCA sea para menospreciarte. Recuerda que si otros lo consiguieron, tú también puedes conseguirlo, y si no lo consiguieron…tú puedes ser el primero en lograrlo.

Artículos relacionados:

Necesito un empujón

Lame tus heridas

carmen_camacho

María del Carmen Camacho

“Facilitadora del desarrollo y promoción del Talento”

Licenciada en Psicología, orientadora laboral, coach y formadora en Habilidades de Desarrollo Profesional.  Más de 15 años de experiencia en materia de RRHH.

Web: www.maricarmencamacho.com

Facebook: https://www.facebook.com/mamencamachogil/

Perfil en LinkedIn: https://es.linkedin.com/in/maricarmencamachogil

Twitter: @ccamachogil

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación