Una vacuna contra la ansiedad y la depresión

Hace unos días hablando con Roberto, un técnico en rotulación industrial que lleva mucho tiempo buscando empleo y que se encuentra en tratamiento por ansiedad, me comentaba que el psiquiatra le había dicho que su causa era la falta de empleo, que dedicara todos sus esfuerzos a tal objetivo y que con ello se solucionaría el problema. No sé si el médico le había dicho exactamente esto, pero es lo que él había entendido y puesto en práctica. Por lo que había dejado de salir a hacer deporte, de reunirse tan a menudo con los amigos, porque perdía un tiempo precioso en su búsqueda. La lógica es aplastante, si ataco la causa elimino los síntomas. Sí, pero esto no es como el ébola, que hay un bicho y si lo matamos se acaba la rabia. ¿Qué sucede si Roberto no encuentra trabajo en 2, en 3 años? ¿Qué sucede si nunca más en la vida trabaja? No está mal, toda la vida colocao con antidepresivos. ¡No seas ácido, que no estoy de broma!

Todo este tiempo dedicado a un objetivo finalista que no depende de ti y encima sufriendo, pues la falta de resultados te produce ataques de ansiedad, tristeza, insomnio, va minando tu autoestima y el sentimiento de control sobre tu vida se va a la mierda. Y lo peor de todo es que ninguna empresa va a querer a una persona derrotada, hundida, que tal vez se derrumbe al primer problema con que se encuentre. Al iniciar un trabajo la ilusión y la energía es mucha pero el periodo de adaptación en un trabajo nuevo, ante una empresa nueva, es uno de los más estresantes en nuestra vida profesional. En un proceso de selección cualquier problema psicológico ocultadlo. ¿Algún seleccionador le daría una oportunidad teniendo a otros candidatos sanos como manzanas? Es irónico que  denegar el acceso al remedio, sea un síntoma de la enfermedad. El psiquiatra tendría que poder recetar 6 meses de trabajo en el ayuntamiento.

 Tenemos una concepción de la búsqueda de empleo como un periodo en blanco en nuestras vidas, como un trago que debemos pasar, cuanto antes mejor. Estamos tirando a la basura nuestro tiempo, lo más valioso que tenemos. Cuando estamos en búsqueda de empleo es cuando el tiempo es nuestro y podemos hacer con él lo que queramos. Después del que te quitan tus hijos, tu mujer, tu madre, tu suegro…

El resto del tiempo lo tenemos que disfrutar, tenemos que hacer todas esas cosas que nos hacen sentir pletóricos, que nos hagan fluir y que sean baratas.  Es muy importante que la tarea te haga sentir responsable de los resultados,  está bien disfrutar de una película en el cine o que te hagan un masaje pero son placeres pasivos, es fundamental realizar actividades en las que seas una parte activa del proceso, que te hagan experimentar control sobre el ambiente. Este refuerzo va a ser una vacuna para tu búsqueda de empleo muy importante, va a contrarrestar la sensación de falta de control e incertidumbre que se produce en la búsqueda, potenciando nuestra percepción de eficacia, manteniendo nuestra autoestima y seguir creyendo que somos el protagonista de la película. Una ficción necesaria en nuestra vida.

El disfrutar de otros aspectos vitales, de otros ámbitos, va a contaminar tu búsqueda de empleo.

Lo ideal sería el hacer tareas que nos hagan experimentar ese control y que encima nos ayuden en la tarea de encontrar trabajo o que aumenten nuestra empleabilidad, para lo cual, lo mejor de todo es mostrar lo que sabemos hacer profesionalmente. Grábate en un vídeo haciendo una tarta, si eres pastelero, lo subes a youtube y lo enlazas a tu currículum.

¿Qué tareas hacen que sientas El Control? En muchas ocasiones tenemos que recuperar esta sensación antes de enfrentarnos, por ejemplo, a una entrevista de selección si queremos aumentar nuestra probabilidad de éxito.

Necesitamos una zona segura, una zona de confort que alimente nuestra autoestima, nuestra eficacia, nos quite el miedo hacia la incertidumbre, hacia lo nuevo, nos haga valientes y resistentes a la frustración. Igual que el apoyo seguro que nuestra madre nos daba para explorar y para entablar relaciones sanas con los demás niños. La única diferencia es que ahora el vínculo es con nosotros mismos. Una serie de experiencias vitales que mantengan alta nuestra autoestima pese a no tener trabajo. “No pongas todos los huevos en la misma cesta”, madre mía si te embolicas para decir lo mismo.

Estimados lectores, muchas gracias por vuestro tiempo, espero que a alguien le sirva, a mí me ha servido y muchas gracias a JobHunters por prestarme su web para mis ideas.

 Recordad si os ha gustado compartidlo. Cualquier comentario o idea será bienvenido, en mi blog: Pere Orienta o podéis contactad conmigo en las principales redes.

Más sobre Pedro Goni 

Licenciado ePedro Gonin Psicología. Universidad de Valencia (1998). Más de 15 años dedicado a la orientación profesional y recolocación en diferentes entidades colaboradoras del Servicio Valenciano de Empleo. Especialista en gestión de marca profesional en Redes sociales y blogger en Pere Orienta desde 2012.

Siempre buscando proyectos.

Contacto en :gonis720@gmail.com

Blog: es http://www.pereorienta.com/

Comentarios desactivados

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación