¿Te dejas sorprender? Entonces, ¡deja que la vida lo haga!

¿Eres de esas personas que les encanta que la vida les sorprenda y no les importa desconocer lo que el futuro les puede deparar? o ¿prefieres planear todo y si algo sucede y trastoca lo planeado te supone estrés?

elegir_caminoEs posible que estés más de acuerdo con la primera pregunta, con la segunda o con ambas. Sin embargo, para mí, lo importante es SER CAPAZ de ADAPTARSE a las situaciones que se nos presenten, ya que aunque tengamos planes, existen multitud de agentes externos que nos pueden trastocar cualquiera de ellos.

Lo bueno o lo malo que tiene la vida es que siempre nos sorprende. Por ello es importante:

  1. Ser consciente de que los planes se pueden trastocar por agentes externos a nosotros, tanto por terceras personas como por elementos climatológicos.
  1. Ser flexibles para adaptarnos de una forma más cómoda y sana para nosotros, a los nuevos acontecimientos, evitando o disminuyendo así estrés, sufrimiento o cualquier otro sentimiento negativo que pueda apoderarse de nosotros.
  1. Aceptación. En muchas ocasiones nos suceden cambios de planes totalmente inesperados en los que no hay plan B, ni C ni D, por lo que la aceptación es otra herramienta que debemos de contemplar y tener en mente. Esto no significa resignación, pues ésta tiene una connotación negativa, sino ser capaces de aceptar aún no agradándonos un hecho que no podemos cambiar y que es irreversible. Lo vemos con un ejemplo: comenzamos un nuevo empleo y tras 15 días, la buena percepción que teníamos de uno de nuestros compañeros, cambia tras ver una serie de comportamientos que ha tenido hacia nosotros. Intentamos hablar con él para preguntarle qué le sucede, pero no obtenemos respuesta. Realizamos el ejercicio de las posiciones para tratar de averiguar qué le sucede y detectar algún aspecto de nuestro comportamiento que quizás no haya sido el correcto en alguna circunstancia. A pesar de ello, la situación sigue igual. Probamos algunos métodos más, todos sin éxito. Por ello, nos queda ACEPTAR la situación, entender que esa persona es diferente a nosotros y que sus motivos tendrá para actuar de ese modo, por muy mal que nos parezca. Ni que decir tiene, que si esa situación fuera insoportable, existen muchas alternativas para actuar frente a ello, pero esto será otro capítulo.
  1. Aprender de los cambios. Cuando algo cambia, siempre hay una parte positiva y una negativa. Yo opto por focalizar en la positiva y aprender algo de la negativa o al menos, “llevarme algo” que me ayude a difuminar esa parte que no es tan “buena”, por así decirlo.

coloresComo dicen, la vida es de colores y no todos nos gustan, y es normal. Sin embargo, el saber adaptarnos a cada uno de ellos es muy importante para sentirnos bien con nosotros mismos y cuando un momento “negro” llega, seamos capaces de sobrellevarlo de la forma menos dolorosa, al igual que cuando llega un momento de gran alegría, sepamos disfrutarlo con la intensidad que merece.

Para finalizar este post, os dejo una maravillosa frase de Nikos Kazantzakis:

“Ya que no podemos cambiar la realidad, cambiemos los ojos con que vemos la realidad.”

cristina-gonzalez-manzanoFundadora de ForSelectIng. Formadora, Headhunter y Coach certificada, especializada en el desarrollo de competencias y la orientación profesional.  Apasionada del emprendimiento y de la selección de personal 2.0.

@ForSelectIngCGM

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación