SON EL PARO Y LA DESIGUALDAD LAS CAUSAS DE LA DEMAGOGIA

Por Delvis Juan Ramírez Solano (*)

Por Delvis Juan Ramírez Solano (*)

A pesar de que los datos macroeconómicos señalan que vamos saliendo de la crisis económica, se mantiene el gran problema de la escasez y mala calidad del trabajo. Esta cuestión afecta a un gran número de personas y familias y se plasma en el aumento del desempleo de larga duración, que tiene tanto causas estructurales como actitudinales-ideológicas y que va acompañado de una notable precarización de las condiciones laborales generales, cuyos efectos se propagan de una manera enfermiza. 

Uno de los efectos más llamativos de este deterioro de las condiciones laborales es el aumento del número de trabajadores pobres, es decir, de las personas que, aun “teniendo la suerte” de estar trabajando, disponen de unos ingresos que no superan los niveles de pobreza. La OIT estima que el número de trabajadores pobres en España ronda el 13,4% de los ocupados (más de dos millones). A esto se suman más de cuatro millones y medio de parados y varios millones más de personas que últimamente ni siquiera son computadas como activas porque han perdido la esperanza de encontrar un trabajo. ¿Esta situación se puede sostener mucho tiempo?

Tales condiciones laborales, que afectan a familias enteras, se están traduciendo en un empeoramiento del nivel de vida de un alto número de ciudadanos, en un contexto social en el que aumentan los indicadores de pobreza y exclusión social. Esto implica una movilidad social descendente que afecta a amplios sectores de la clase media y de la clase trabajadora, con especial incidencia en los jóvenes, las mujeres y los mayores de 45 años. Y lo peor de todo es que muchas personas están perdiendo la esperanza de que su situación pueda mejorar, no se creen que la anunciada recuperación económica les traerá esperanzas. La cuestión no es solo de tasas de crecimiento económico, sino de entender que es preciso abandonar un modelo socio-económico inapropiado e inviable.

El elemento crucial es que un sistema socio-económico no es viable a medio plazo si amplios sectores de la población no tienen asegurado un trabajo mínimamente digno y razonable. Cuando el futuro es incierto para muchas personas, sobre todo jóvenes y mayores de 45 años (muchos cabeza de familia), y la tendencia es a empeorar, resulta inevitable que cunda el malestar, la protesta, la desafección y la radicalización, generando un ambiente proclive a la demagogia y el oportunismo político.

Pablo Iglesias

Pablo Iglesias, líder de Podemos.

Cuando las personas no tienen trabajo o lo tienen en malas condiciones y viviendo situaciones carenciales graves en un contexto de creciente desigualdad social, empiezan a plantearse la necesidad de un modelo socio-político diferente, con un enfoque más social y humano de la economía. Entonces, es cuando se empieza a cuestionar las instituciones establecidas y a extenderse la convicción de que es preciso desarrollar y perfeccionar los mecanismos funcionales de la democracia para que se lleven a cabo las reformas necesarias y deseadas por la mayoría social.

La sociedad está dividida, aumentan peligrosamente las desigualdades y el riesgo de exclusión social, aumentan las infraclases y existe un gran deterioro juvenil. Existe una gran merma y deterioro del mercado de trabajo y de factores estructurales y tecnológicos, en gran parte debido a unas políticas públicas neoliberales insensibles y a bastantes prácticas empresariales codiciosas.

¿Todavía hay alguien que se sorprende de lo que está ocurriendo en nuestra sociedad?

(*) Delvis Juan Ramírez Solano es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Máster en Liderazgo y Gestión Política, en la especialidad de políticas socio-laborales, Maestría en Educación e Inclusión Digital y Maestría en Seguridad Laboral y Prevención de Riesgos Laborales. Experto universitario en Inserción socio-laboral de colectivos desfavorecidos e Iniciativas de empleo en el ámbito local. Cuenta con amplia experiencia profesional en diferentes Programas de Formación para el Empleo e Inserción e Intermediación Laboral de instituciones públicas y entidades privadas, dirigidos a diversos colectivos y grupos sociales con dificultades frente al empleo. Es docente experto en temas de inserción socio-laboral y desarrollo local y comunitario. Profesor-tutor del Curso de Experto en Intermediación Laboral para Agencias de Colocación, de ANAC.

 

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación