Solo no puedo

Para aquellos que vieran La bola de Cristal, el programa por excelencia de los sábados por la mañana de los 80, seguro que les suena esta frase a modo de spot publicitario, “solo no puedes, con amigos sí”. Ésta idea se puede aplicar a muchos ámbitos de la vida, y cómo no, también al proceso de búsqueda de empleo.

amigosNo es un concepto nuevo, de hecho se está utilizando en novedosos proyectos vinculados al empleo. Los programas que triunfan ahora en la búsqueda de empleo, como las Lanzaderas de Empleo o Vives Emplea de Acción contra el Hambre, se basan, entre otras cosas, en esto mismo, en apoyarse en el grupo para conseguir los objetivos comunes y particulares.

Cuando nos enfrentamos a algo tan arduo y difícil como es la búsqueda de trabajo, el contar con iguales que nos apoyen, refuercen, orienten e informen es sin duda un estupendo revulsivo. A veces la figura de un/a orientador/a se ve como algo externo que no “me entiende”, que apoya pero “no vive lo que yo vivo”, y a veces esto nubla ese apoyo.

Los grupos de búsqueda de trabajo lo que hacen es justamente evitar esto, convirtiendo al grupo en el sustento de sus miembros. Y no sólo en nuestro país hay programas que fomentan esto, en Italia funcionan los denominados Job Club, que tienen como fin esa ayuda mutua en el proceso de búsqueda.

A veces tendemos, cuando estamos en desempleo, a reducir nuestra vida social.  Este tipo de iniciativas tienen como fin evitar justamente ese sentimiento de soledad, esa sensación de que “nadie siente lo que yo siento”, pues es todo lo contrario.

Los efectos psicosociales del desempleo son los mismos en todas las personas, en algunas más graves o en otras de manera más suave, pero todos sentimos lo mismo: sensación de fracaso, inseguridad, desorientación, inmovilismo, tristeza… Mantener una actitud positiva no es fácil, por eso el formar parte de un grupo puede ayudar. Y no hace falta necesariamente que sea parte de un programa de empleo como tal: si conoces a personas que buscan trabajo como tú, ¿por qué no quedar con ellas, aunque sólo sea para hablar? Algo tan sencillo como hablar de lo que uno siente con un grupo de iguales puede ser casi tan terapéutico como ir a un psicólogo. Eso sí, todos los miembros deben partir de un mismo punto basado en el respeto y la escucha. Nada de juicios, nada de críticas, nada de quejas sin acción.

El formar parte de un grupo de apoyo en la búsqueda de empleo requiere además grandes dosis de colaboración y no competencia. Uno de los problemas que más nos dificulta es el ver al otro como un enemigo, como alguien “que me va a robar el puesto” y nada más lejos de la realidad.  Poner el peso en colaborar, en el apoyo y la ayuda mutua, de verdad, es mucho más satisfactorio.

Así pues, busca alternativas que faciliten que tu proceso de búsqueda de empleo sea más soportable. Como ves, una idea puede ser el hacerlo en compañía, algo que te hará vivir el proceso de una forma mucho más llevadera y además seguro que aumenta tus posibilidades de encontrarlo: ya sabemos que nuestro entorno social es una de las vías más útiles para encontrar un trabajo.  Manos a la obra, ponte en marcha y rodéate de un buen grupo.

 Más sobre Elena Ariño Lecina
elena_arino

Acompañando en procesos de búsqueda de empleo desde hace más de diez años, ayudando a abrir caminos y favoreciendo la autonomía.

Orientadora profesional | Formadora | Blogger en plandempleo.com | Redactora de contenidos | Difundo noticias sobre empleo en LinkedIn y Twitter | Todo suma.

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación