Se nos rompió el amor de tanto usarlo

Ha llegado el final del verano y, con él, el fin también de muchos contratos estivales que engrosaron las cifras de empleo a principio de temporada arrojando un cierto halo de esperanza que se derrite como un hielo a pleno sol cuando entra septiembre.

Y es que el trabajo es como el amor verdadero: cuesta encontrarlo, mantenerlo, que la confianza entre ambos no se apague, y hay que alimentar la llama día tras día para que la rutina no nos absorba, no vaya a ser que busquen fuera lo que no tienen en casa, como vulgarmente se dice. Y cómo no comparar la actividad laboral con los romances estivales, que se tornan idílicos, pero que nadie quiere pensar en qué pasará cuando toque septiembre a nuestras puertas. Si ya lo decía el Dúo Dinámico, visionarios ellos:

“El final del verano llegó,
y tu partirás.
Yo no sé hasta cuándo
este amor -trabajo- recordarás.
Pero sé que en mis brazos
yo te tuve ayer.
Eso sí que nunca,
nunca yo olvidaré.”

No son datos buenos, si es que alguna vez lo fueron de verdad. Es curioso ver cómo cada temporada seguimos hablando más o menos en los mismos términos: épocas de vacaciones, Navidad, temporada agrícola… pero no cambiamos tampoco los titulares por “mejores sueldos”, “más calidad y estabilidad”. Los trabajadores en España continuamos con los mismos problemas en la capacidad de consumo y los que mejoran, lo hacen asfixiados por la falta de conciliación y las duras rutinas familiares y escolares.

El número de parados registrados en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo Estatal (SEPE) ha subido en agosto en 46.400 personas en relación con el mes anterior, situando el total en 3.382.324 parados. La Seguridad Social pierde 179.485 afiliados (un 0,97%), el peor dato para un mes de agosto desde 2008.

Por sectores económicos, el paro registrado disminuyó en Agricultura (-7.044 personas) y entre los que no tenían empleo previo (-3.203). Subió, sin embargo, en industria (7.277), en construcción (7.811) y sobre todo en servicios (41.559), el sector que en verano representa el gran nicho de actividad con camareros, empleados de hoteles y plantillas para reforzar los servicios turísticos, en un verano en el que las llegadas de visitantes ha vuelto a marcar récords.

Igual es que se nos rompió el amor de tanto usarlo.

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación