Cómo perder el empleo de tu vida y ser menos feliz

¡Continuamos! ¿Cómo vais? Espero que con toda la información de esta web os estéis trazando un buen camino para lograr un hueco profesional. Disponéis de todos los recursos para estar más cerca que lejos ;). ¡Lo importante es que estáis en el! Hoy he estado pensando la de veces que he elegido o me han elegido en un trabajo, y ¿sabéis cuál es la diferencia?, la felicidad. Cuando he elegido, me he sentido plena realizando el trabajo, y cuando ha sido al contrario he estado bien, pero sentía que podía estar mejor, es una especie de intranquilidad interior que me invadía y me hacía seguir buscando. Cuando manifiesto felicidad me refiero a un estado en el que actúo o me comporto de acuerdo a mis pensamientos y sentimientos, es decir aplico una dosis de autenticidad.

ser-autentico-1El valor de la autenticidad, está relacionada con la voluntad de la persona de mostrar lo que siente u ocurre en su interior, sin censura. Se muestra como es, tanto en privado como en público, siendo consciente y transparente acerca de sus estados internos, opiniones, intenciones y compromisos. Se responsabiliza de sus emociones y comportamientos, sintiendo que son “suyas”. También se pueden describir con términos como la integridad y honestidad, y sus correlatos a nivel de conducta son el no mentir, la comunicación transparente, el actuar según un código de valores interno y la voluntad de exponer su opinión aun cuando va a chocar con otros puntos de vista.

La palabra integridad se refiere a la especie de plenitud interior en la que hemos integrado todas las partes de quien somos en un conjunto completo y “somos quien realmente somos”. A nivel práctico eso significa reconocer y aceptar que nuestra persona está compuesta por una multitud de facetas de las que algunas nos gustan más, otras nos gustan menos y de otras no estamos plenamente conscientes (es decir, no nos hemos dado cuenta que forman parte nosotros).

¿Cómo es una persona auténtica? Tiene consciencia y acceso a sus emociones y se siente responsable de gestionarlas; es capaz de experimentar y vivir esas emociones sin negar su existencia; puede comunicar su experiencia interna de forma sincera si es adecuado hacerlo; siente que está viviendo en congruencia con sus deseos, valores y prioridades. De momento con lo que has leído, ¿Cómo tienes el valor de la autenticidad? ¿Alto, medio o bajo? El tenerlo alto te va a permitir ser íntegro y congruente qué según la teoría de Carl Rogers, uno de los máximos representantes de la Psicología Humanista que decía que el funcionamiento óptimo de una persona se determina por su capacidad de convertirse en quien puede llegar a ser, alcanzando así su potencial pleno. Desde esa perspectiva, una persona que intenta negar partes de sí, sacrificando quien realmente es o quiere ser para preservar una imagen de sí mismo que no es “real”, rígida o influido por lo que los demás esperan, limita su potencial de crecimiento y desarrollo. Como la autenticidad se incluye dentro de la virtud del coraje, nos recuerda que no siempre es fácil (1) tener una imagen clara de nuestro yo auténtico (2) Expresar esa imagen coherentemente y (3) correr el riesgo de que nuestro comportamiento auténtico puede chocar con otras personas.

No estáis desempleados, estáis haciendo un “alto en el camino” para reflexionar lo que es mejor para vosotros. ¿Y qué es lo mejor? Aquello que es auténtico e íntegro para vosotros.

¿Tienes el coraje de ser auténtico con lo que realmente quieres emprender o trabajar? ¿Cuántas veces te has traicionado eligiendo un trabajo que no tiene nada que ver con lo que realmente piensas o sientes? ¿Cómo te has sentido? ¿Buscabas otros empleos mientras tanto? ¡Stop! ¿Sabéis la buena noticia? Que estáis en el momento preciso para ser auténticos con vosotros mismos y elegir la profesión que realmente va acorde con vosotros. Durante mis formaciones a desempleados muchas personas estaban desesperadas porque únicamente centraban su pensamiento en un trabajo similar para conseguir una nómina aun sabiendo que esos trabajos no les hicieron felices, cuando se les estaba ofreciendo la oportunidad de hacer una parada para “reflexionar” y tener nuevos caminos. No estáis desempleados, estáis haciendo un “alto en el camino” para reflexionar lo que es mejor para vosotros. ¿Y qué es lo mejor? Aquello que es auténtico e íntegro para vosotros. De esa manera seréis mucho más felices.

Me contó una alumna, que a una sobrina suya la despidieron. Ella estaba desesperada porque pensaba que no iba a encontrar trabajo, la negatividad del momento la cegaba y estuvo unos meses deprimida. Su trabajo era un mero instrumento para conseguir una nómina porque el trabajo en sí no le gustaba nada. A ella se le daba bien dibujar, una habilidad realmente especial, y ahora se dedica hacer tatuajes. Esa situación que pareció ser mala, se ha convertido en todo lo contrario. Ahora se siente feliz realizando su trabajo, y además con la posibilidad de convertirlo en negocio propio.

Perdemos el trabajo de nuestra vida cuando no somos sinceros con nosotros mismos y no estudiamos o trabajamos en lo que realmente nos gusta o podemos mostrar nuestro talento. Por ello vamos a cuestionarnos las siguientes preguntas:

  • ¿Lo que he estado desempeñando en estos años realmente es a lo que me he querido dedicar o es lo que escogieron mis padres porque según ellos era lo que me iba a dar futuro? ¿O lo escogí porque en ese momento no sabía qué hacer y era una salida fácil? Si tuvieras que puntuar del 1 al 5 (siendo el 1 el mínimo) que lo que has desempeñado es coherente con lo que realmente quieres ser.
  • Busca empleos que siempre has querido desempeñar y observa la formación y requisitos que te piden. Traza la línea de tus deseos para alcanzar ese empleo y pon paso por paso qué tienes que hacer para conseguirlo. ¿Cómo te sientes al trazarlo? ¡Emoción! Sigue ese camino 😉
  • ¿Existen cursos gratuitos o que quiera invertir que se ajustan a lo que quiero ser? Anótalos y llama para recabar información.
  • Queda pendiente el dichoso idioma ¿quieres aprenderlo viviendo una experiencia en el extranjero? Hay programas intensivos que te van a permitir respirar otros aires y formas de ver la vida según el país que elijas que te puede sentar muy bien. ¿Por qué, no?. Vivir en el extranjero una temporada es como “vivir una vida extra”. Muy recomendable.

La vida te ofrece siempre oportunidades, cuánto más te acerques a lo que realmente quieres ser, curiosamente se te abrirán más puertas porque sigues tu camino. ¡Ahora es un buen momento! Y además.. tienes la ventaja que no tienen los que están trabajando que es…¡Tiempo!. Disfruta de la semana ;)) Tienes deberes :X

Feliz Miércoles :))

Más sobre Lola García

Lola_GarciaExperta en Liderazgo, equipos y comunicación.

Licenciada en Ciencias del trabajo y Grado en Psicología. Especializada en Salud Emocional en las organizaciones y Psicología Positiva.

Más de 15 años de experiencia en Gestión del Talento, enfocada en diseñar e implementar soluciones retadoras e innovadoras para atraer, desarrollar y retener el talento, generando valor a la Organización a través de la formación.

Desarrollo e impartición en Formación in-Company en áreas directivas, comerciales y sesiones de coaching a nivel managementen diversos sectores, multinacionales y pymes. LeroyMerlín, Quirón, Hospital Princesa, Cevalogistic, Worten, IngDirect…

Me encantan las personas y el desarrollo para lograr bienestar. Alma inquieta y aventurera me ha permitido desarrollar mi conocimiento en empresas a nivel internacional en Colombia y España.

Guardar

Guardar

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación