Mejora en la gestión empresarial al implantar la ISO 9001

Artículo de María José González Orts

Consultora – Auditora del Departamento de Calidad de Sistemas y Productos de Burotec

En el mismo momento en que una empresa toma la decisión de implantar un sistema ISO 9001 en su gestión empresarial, comienza una mejora continua del desempeño global de la organización. Y es que no es otro sino éste el objetivo permanente y primordial de la implantación.

La mejora continua es la meta que nos permite seguir por el camino del progreso y que nos hace incidir en materia de prevención para evitar la aparición de problemas (que solo traen consigo deterioros),  y poder alcanzar, de esta manera, nuestros objetivos.

La situación real de la compañía es un aspecto a tener en cuenta en el momento de iniciar la implantación, ya que cada empresa tiene una idiosincrasia diferente. Y para ello se ha de afianzar la política sabiendo qué somos y a dónde queremos llegar, (a lo que denominamos “misión y visión”); establecer objetivos, analizando los riesgos del contexto donde actuamos; entre otros aspectos que habrá que tener en cuenta a lo largo del estudio inicial.

Y a partir de una base sólida podremos ir añadiendo objetivos cada vez más ambiciosos y  fructíferos a nuestro sistema personalizado de gestión.

Si bien es cierto que la implantación de esta norma supone un trabajo que se basa en la perseverancia y colaboración de la organización en cuestión (ya que, al principio es muy frecuente que haya que cambiar determinados hábitos para readaptarse a lo exigido por la iso-9001_Calidad_Empresas_Anacnorma),  es muy gratificante poder apreciar las numerosas ventajas que sacamos de la misma. Entre las más destacables podemos mencionar: el incremento de la eficiencia (conseguir un mismo objetivo, habiendo optimizado la forma de hacerlo y los recursos utilizados); el porcentaje de éxito de los objetivos marcados; la reducción de incidencias y de sus costos; el aumento de la satisfacción de los clientes; y la mayor competitividad en el mercado, entre muchas otras.

Todas estas ventajas se obtienen como recompensa, como he dicho antes, de un trabajo perseverante de la totalidad de los integrantes de la empresa.

Si me permitís el símil, una organización es como un puzzle. El objetivo principal es encajar pieza por pieza hasta conseguir visualizar la imagen completa. En este casolas piezas serían los procesos que constituyen nuestra actividad y que, deben ir situándose en el lugar adecuado, integrándose con el resto de procesos, para conseguir la imagen nítida final que queremos mostrar tanto a nuestros clientes, como a la sociedad en general.

Las metas marcadas al implantar el sistema de gestión, nunca deben ser fijas, ya que debemos ir mejorando y actualizando los procesos continuamente. De hecho, recientemente se ha publicado la nueva versión de la ISO 9001:2015 en la que podemos apreciar cambios sustanciales con respecto a la versión de 2008. El objetivo general de estos cambios no es otro que, la mejora en el logro de la excelencia empresarial, basándose en el abordaje de los conceptos de gestión que deben mejorar día a día,así como facilitar la implantación a cualquier sector.

Las metas marcadas al implantar el sistema de gestión nunca deben ser fijas

Como principales cambios podemos destacar: la mayor importancia que se le atribuye al liderazgo, que debe garantizar un alineamiento con la estrategia de la organización y con las líneas de negocio; al pensamiento basado en el riesgo; una mayor visióburotecn orientada hacia los resultados; así como la aclaración del concepto de oportunidad, como el efecto positivo de la incertidumbre en el sistema de gestión de la calidad.

Como podéis observar, los propios expertos, recaen en la cultura de la mejora continua, ya que tras un periodo de propuestas y borradores, han publicado esta versión actualizada de la norma para una mejor implementación en las organizaciones que podemos encontrar hoy en día.

Es necesario no dejar de trabajar y progresar en la calidad empresarial, ir más allá del cumplimiento legal, plantearnos nuevas mejoras comprometidas con nuestros tiempos, como podrían ser la implantación de: una gestión ambiental (ISO 14001:2015), de un sistema de seguridad y salud de nuestros trabajadores (OHSAS 18001) o normas específicas que apliquen a nuestros sectores que nos hagan exclusivas en nuestro campo.

Así pues un sistema de calidad no es un gasto para hacer mejorar la imagen de la empresa, sino una herramienta para logar la mejora continua de la organización.

Me gustaría finalizar con una cita de uno de los gurús de la calidad; “Para una organización, la mejora continua de su desempeño global debe ser un objetivo permanente”, Edward Deming.

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación