Más allá de los criterios

Ya ha pasado el verano, ese periodo que en mayor o menor medida pretendemos utilizar como puente para los que por un motivo u otro pararon su búsqueda de empleo durante unos días y como otro momento más del calendario para los que no lo hicieron y han continuado con esa tarea, pero el objetivo de todos es el mismo, encontrar al fin su puesto de trabajo.

alternativasEn esta fase de reinicio, se repasan los criterios de búsqueda de empleo, analizando las mejores alternativas posibles, entre las cuales tal vez pueden estar:

En periodos largos de inactividad laboral, que normalmente se definen por un alto grado de dedicación a la búsqueda más o menos activa de empleo, es característico que la motivación inicial por trabajar de forma proactiva, poco a poco pase a convertirse en un estado de frustración, que cambia a las personas y las vuelve totalmente reactivas, pero la realidad es que no se puede pretender que en periodos de escasez de puestos de trabajo, sea el empleador el que “llame a tu puerta”.

Por tanto, es vital analizar la situación real de la persona y trabajar en su estado emocional, antes de decidir el criterio a seguir, ya que bajo el prisma de la frustración todas las alternativas serán malas.

El estado emocional óptimo en estos casos está definido principalmente por una actitud positiva y proactiva hacia el cambio, gestión de la incertidumbre, autoconfianza, desarrollo de las relaciones interpersonales, compromiso y responsabilidad, siendo los primeros conceptos los que ayudarán a la persona a buscar nuevas alternativas y extender sus redes y los últimos a persistir en la actividad de búsqueda de empleo, ya que es la propia persona la que debe asumir la responsabilidad de llevar a cabo tan ardua tarea con el mayor grado de desempeño posible.

Una actitud positiva y proactiva ofrecerá mejores resultados sin duda. No es raro encontrar personas que han sufrido un periodo largo de búsqueda de trabajo y han desarrollado nuevas competencias en actividades como hablar en público, ampliación de red de contactos, desarrollo de capacidad comercial, creación de escenarios alternativos de trabajo, habilidades de trabajo en equipo, etc., generadas a partir de la interactuación con otras personas, precisamente esas personas que en mayor o menor medida pueden ayudarnos a conseguir el empleo buscado, a descartar algún criterio y a buscar criterios nuevos que nos acerquen a otras personas, con las cuales volver a realizar el mismo proceso.

No se trata de un periodo de alegría y disfrute, pero no por ello se debe perder la oportunidad de aprender del mismo, más aún, se debe aprovechar para agudizar las capacidades personales y desarrollar nuevas competencias. Como mínimo, la persona mejorará… ¿hay algo que perder?

 Más sobre Pedro Ángel Corraliza

Pedro_corralizaGraduado en Administración de Empresas, Diplomado en Ciencias Empresariales, MBA Máster en ADE y Coach Ejecutivo Certificado. Más de 20 años dedicado a la dirección de proyectos y la gestión empresarial, actualmente desarrolla su actividad profesional en Cegos, firma global líder en servicios de consultoría, formación y selección, como Responsable Área Coaching Madrid, forma parte de la junta directiva de la Asociación Española de Coaching Ejecutivo-Organizativo y Mentoring y colabora como ponente con distintas organizaciones.

Blog: www.pedroangelcorraliza.com

Comentarios desactivados

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación