“La intermediación fomentada y retribuida con dinero público se ha efectuado sin atender a valores y derechos laborales básicos”

Entrevista a Ana Marta Olmo Gascón

El conjunto de actuaciones dirigidas a acercar a los demandantes de empleo a las empresas que buscan trabajadores es lo que denominamos intermediación laboral. Existen varios agentes dedicados a la intermediación laboral y, entre ellos, las agencias de colocación, entidades públicas o privadas que realizan actividades que tienen por finalidad proporcionar un trabajo a las personas desempleadas, además de realizar actuaciones relacionadas con la búsqueda de empleo y la orientación.

La presidenta de la Asociación Nacional de Agencias de Colocación, Yojana Pavón, ha tenido la oportunidad de realizar un encuentro con Ana Marta Olmo Gascón, autora del libro “El reclutamiento y la cesión ilegal de trabajadores tras la alteración del sistema de intermediación laboral”, en el que la autora da una visión global de los agentes de empleo y la reforma laboral en las políticas de empleo.

Ana Marta Olmo Gascón es profesora de Derecho del Trabajo y la Seguridad Social en la Facultad de Ciencias Sociales de Cuenca, y autora del libro del que se habla en esta entrevista.

Yojana Pavón: – En primer lugar felicitarte por la publicación de este libro que por fin da una dimensión global de la gestión de los agentes de empleo y diferencia claramente la labor de las ETT’S y las agencias de colocación. Para ti, ¿qué cambios ha planteado la reforma laboral en  las políticas activas de empleo? Y en concreto ¿en el diseño de la intermediación laboral tanto por los Servicios Públicos de Empleo como  por los agentes privados?

Ana Marta Olmo: – Muchas gracias por tu felicitación Yojana, y de igual modo, destacar la importancia de la labor que ejerce vuestra asociación; respecto a tus cuestiones, obviamente el nuevo panorama normativo diferencia entre las mercantiles que actúa?n sólo como APC, de aquellas otras que aglutinan entre sus actividades la de cesión de trabajadores, privilegiándolas de forma extrema cuando además, son colaboradoras con los SEPE, supuestos en los que los vacíos normativos que evidencio en mi monografía, pueden perjudicar notablemente la situación y los derechos de los trabajadores y trabajadoras desempleados.

En cuanto al nuevo mercado del empleo, creo que es importante señalar que desde hace años se viene advirtiendo sobre el error que supondría el desmantelamiento de los servicios públicos de empleo, proceso que en mi opinión, ha culminado con la normativa recientemente aprobada. La intermediación fomentada y retribuida con dinero público se ha efectuado sin atender a valores y derechos laborales básicos, y desde luego, de espaldas a la labor de agencias sin ánimo de lucro, o intermediarios públicos y gratuitos.

Y.P: En tu libro hablas del uso de la cesión de trabajadores  por parte de los contratos de puesta a disposición  que realizan las ETT’s. A través de las ultimas leyes que regulan medidas urgentes en el mercado de trabajo (Ley 35/2010, Ley 3/2012 y el último RD Ley 8/2014) la capacidad de gestión de las ETT’S es cada vez mayor en detrimento de otros agentes de empleo. Incluso, ya pueden gestionar contratos de formación y aprendizaje como cualquier centro de formación al uso. ¿Cómo valoras el desarrollo del actual marco jurídico en este tema?

A.M.O.: – Creo que es un completo desacierto, el objeto del contrato en el de prácticas y en el de aprendizaje, y los sujetos trabajadores a los que se dirige –jóvenes-, precisa una mayor tutela que la que ha obtenido con la modificación que comentas, que por cierto, como todas estas reformas, se han producido sin debate previo, ni consenso con los agentes sociales. Que puedan ser objeto de cesión a empresas usuarias perjudicará, -si es que no lo imposibilita directamente-, el objeto al que deben servir estas modalidades, a saber, obtener una formación, o bien, poner en práctica los conocimientos y competencias adquiridos a través de una titulación reglada (que a tenor legal, podría ofertarse incluso mediante tele formación). El problema es que cuando la ley no tutela a la parte débil del contrato de trabajo, el campo para que se produzcan abusos y fraudes de ley es enorme, y el trabajador queda huérfano de derechos. Sin duda es una construcción inadecuada del modelo de intermediación, en el que se ha privilegiado a una serie de ETTs (que además, son grupos de empresa de carácter multinacional en un importante porcentaje).

“El problema es que cuando la ley no tutela a la parte débil de contrato de trabajo, el trabajador es el que queda huérfano de derechos”

Y.P: – ¿Qué papel crees que desempeñan las agencias de colocación   entendidas  según la regulación del RD 1796/2010 y a qué retos pueden enfrentarse en el nuevo modelo de intermediación laboral de colaboración público-privada?

A.M.O.:El RD diferencia muy claramente a las agencias colaboradoras con los SEPE, deanac_verticalPEQUE las que no lo son, y pueden tener una función más social, integrando valores éticos en atención a que no les mueve exclusivamente un ánimo mercantilista, de hecho, pueden ofertar sus servicios sin fines lucrativos. De nuevo la confusión, la asistematicidad legal y el ideario liberal que se percibe en el nuevo modelo, pueden perjudicar a entidades que son muy valiosas ejerciendo funciones de orientación, formación y colocación final de los desempleados españoles.

“El contrato único es una falacia”

Y.P: –Por  último, nos gustaría tener tu opinión sobre  cómo crees que se están gestionando las políticas activas de empleo  en la actualidad para dar una respuesta a la actual tasa de desempleo. ¿Crees que las nuevas propuestas de partidos políticos emergentes como es el contrato único, pueden dar una respuesta eficiente al problema del paro?

A.M.O.: – El contrato único es una falacia desde el momento en que cualquier sistema productivo precisa un porcentaje de contratación temporal estructural y/o coyuntural, y es necesaria la existencia de varias fórmulas de contratación temporal; otra cosa es el nivel de tutela que deba procurarse a este tipo de mano de obra, que debe ser alto y poco permisivo con el
fraude de ley. Por otra parte, es una obviedad, pero permíteme que señale que el problema del mercado laboral español es la falta de empleos disponibles, la baja cualificación requerida para la mayoría de ellos, y la minusvaloración del factor trabajo (la cuantía del SMI es un ejemplo de ello), y los diferentes gobiernos no aciertan a la hora de encontrar una solución. Un ejemplo de ello es la bonificación de la contratación de jóvenes que existiendo hace décadas, no logra rebajar las tasas de desempleo juvenil. La cuestión es qué tipo de puestos de trabajo estamos ofertando a una población joven y en un alto porcentaje, formada con una titulación universitaria; la I+D+i en España sigue siendo una quimera, aunque éste es otro tema y no me gustaría desviarme de lo que me preguntas: no afirmo que las soluciones sean fáciles, pero sí he tratado de evidenciar y puedo pronosticar, que el nuevo marco legal nos aleja del remedio.

Te felicitamos por el libro publicado que podemos encontrarlo en Editorial Bomarzo y te auguramos muchos éxitos de venta.

Comentarios desactivados

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación