HASTA QUE EL MODELO PRODUCTIVO NO CAMBIE, NO ESTAREMOS ANTE UNA VERDADERA CREACIÓN DE EMPLEO

Por Delvis Juan Ramírez Solano (*)

Por Delvis Juan Ramírez Solano (*)

Para que nuestra economía cree empleo neto, necesitaríamos que el PIB se instalase en los próximos años en una dinámica de crecimiento. Alcanzar esta meta solo es posible si conseguimos crear un modelo productivo diferente al que imperaba durante las décadas anteriores a la crisis. El anterior modelo productivo se basaba en una fuerte expansión de la demanda interna, a la que se respondió con una continua creación de empleo a cambio de pequeños aumentos en la productividad. Sin embargo, en el trance actual de superación de la crisis, no es deseable ni conveniente que ese modelo continúe vigente. Seguramente, las restricciones para mantener el crecimiento de la demanda interna mediante el endeudamiento con el exterior serán mucho mayores. Y, para que el crecimiento no sea demasiado lento, el empuje de la demanda externa ha de ser más determinante.

Para aprovechar un empuje así, es fundamental la capacidad competitiva que demuestren las manufacturas y los servicios internacionales, la cual no debe basarse en bajos costes salariales, sino en la inversión, la innovación y la diferenciación de los productos. Si los sectores de exportación pasan realmente a encabezar el crecimiento económico, este puede volver a un aumento de la productividad pero, a cambio, la creación de empleo por unidad de producto será, necesariamente, más lenta.

Si esto fuese así, no sería una mala noticia, ya que traería un crecimiento más fuerte y sostenible. Aunque el ritmo de crecimiento del empleo sea inicialmente menor, los salarios por empleado dispondrán de un mayor margen de aumento, dado la mayor subida de la productividad. También, la consolidación de nuevas industrias puede ofrecer, a medio y largo plazo, un incremento importante de nuevos empleos.

Los sectores con mayor potencial han de liderar dicho cambio de modelo productivo y la creación de empleo. Para ello, han de ganar peso en la estructura de empleo y llegar a crear, según importantes expertos, en torno a dos millones de empleos antes de 2025, a lo que se añadiría el empleo creado por el resto de sectores de la economía, reduciendo  las tasas de desempleo y elevando las de ocupación.

Tal evolución permitirá compatibilizar los objetivos de empleo de la Estrategia Europea 2020, con un cambio de modelo productivo hacia una economía más verde y competitiva, puesto que los sectores más dinámicos, en términos de creación de empleo, se centrarán en actividades intensivas en tecnología y capital humano, estando orientadas hacia el objetivo de la sostenibilidad.

Aun en un escenario de renovación parcial del modelo productivo, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), las energías renovables, las industrias culturales y los servicios sociales pueden llegar a crear un volumen importante de empleos adicionales.

En definitiva, las políticas de empleo han de apostar por una reorientación del modelo de crecimiento, en la línea que marca la Estrategia 2020 para la competitividad y la sostenibilidad. Y, para que estas políticas tengan tiempo de asentarse, será necesario que la estrategia de empleo tenga una perspectiva de largo plazo, siendo coherentes con unos objetivos de reorientación productiva.

Pero se corre un peligro: que la urgencia en la creación de empleo pueda  convertirse en un desincentivo para el necesario cambio de modelo productivo.

(*) Delvis Juan Ramírez Solano es licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Máster en Liderazgo y Gestión Política, en la especialidad de políticas socio-laborales, Maestría en Educación e Inclusión Digital y Maestría en Seguridad Laboral y Prevención de Riesgos Laborales. Experto universitario en Inserción socio-laboral de colectivos desfavorecidos e Iniciativas de empleo en el ámbito local. Cuenta con amplia experiencia profesional en diferentes Programas de Formación para el Empleo e Inserción e Intermediación Laboral de instituciones públicas y entidades privadas, dirigidos a diversos colectivos y grupos sociales con dificultades frente al empleo. Es docente experto en temas de inserción socio-laboral y desarrollo local y comunitario. Profesor-tutor del Curso de Experto en Intermediación Laboral para Agencias de Colocación, de ANAC. 

 

 

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación