FINIQUITO EXPRESS Y EL AUTÓNOMO MALDITO

Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social.

Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social.

Cada vez que Tomás Burgos, secretario de Estado de Seguridad Social, sale a la palestra sus cuentas no cuadran con las de Engracia Hidalgo, secretaria de Estado de Empleo. Los datos de afiliación a la Seguridad Social, sostiene el primero, no tienen nada que ver con el aumento del turismo, como sostiene el Ministerio. Si ni ellos son capaces de ponerse de acuerdo, cómo vamos a cuadrar el número de contratos y altas de autónomos con el de afiliaciones de la Seguridad Social, cuando no coinciden ni haciendo la cuenta de la vieja con todos los dedos.

Finiquito exprés…

Según los datos del MEYSS, la afiliación a la Seguridad Social en julio es de 62.108 personas. Según fuentes de InfoLibre, el 25% de los contratos temporales que se firmaron ese mes duraron menos de siete días; el siguiente grupo de contratos más habitual ha sido el de una duración de uno a tres meses. Estas cosas se le olvidan comentarlas a Tomás cuando comparece en rueda de prensa para explicar las afiliaciones: ni más ni menos que 254.248 contratos ejecutados en julio duran menos de tres meses. ¿Realmente no es significativo en los datos de empleo un panorama que, si nadie lo remedia, se presenta muy negro a partir de octubre, cuando finalice el periodo vacacional y la demanda del turismo? ¿Cómo se puede seguir manteniendo que los datos que lanza el Gobierno están corregidos estacionalmente? A mí las cuentas no me salen, por mucho que nos aferremos al lema: “40 grados a la sombra”, de la película de Ozores.

Manifestación en Madrid contra la Reforma Laboral.

Manifestación en Madrid contra la Reforma Laboral.

¿Tendremos que ver un año más que en el tercer trimestre del 2014 las afiliaciones a la Seguridad Social disminuyen o se estancan, quizá incluso en mayor grado que en 2013, o esperan que los próximos convenios de colaboración de los Servicios Públicos de Empleo con las agencias de colocación cambiarán la tendencia? El pistoletazo de salida lo dará el SEPE, con un convenio estatal entre comunidades autónomas que tiene un prespuestos anual estimado de unos cinco millones de euros para operar a través de seis convenios distintos y seleccionando a menos de 15 agencias de colocación. No se entiende por qué entonces se seleccionaron, en primer término, a 80 agencias para que puedan colaborar en la lucha contra el desempleo, ya que ahora les resulta altamente complicado suscribir esos convenios públicos y se ven condenadas a un nuevo filtro de selección. Y lo que es aún más grave: ni siquiera se han publicado cuáles van a ser estos nuevos criterios de selección; tampoco cuáles son el grupo de no más de 15 agencias de colocación que serán llamadas a presentar su nueva oferta de precios de inserción, previsiblemente otra vez a la baja. Actualmente son más de 1.100 agencias autorizadas en toda España de las que ni un 20% están llamadas a suscribir convenios públicos para colaborar en la inserción. Retrasos en la administración, nuevos procesos de selección hacen que el día a día de estos agentes de empleo sea un sindiós.

No hace falta recordar que aún hay millones de personas en situación de desempleo y que los Servicios Públicos sólo abarcan a intermediar un 3% de la totalidad de demandas de empleo y que los datos de las  ETT no superan el 15%.

La realidad es que de junio a julio hay 62.108 inscritos a la Seguridad Social más, de las cuales un 25% han firmado un finiquito exprés. Para que luego digan que la temporada de turismo y los contratos por horas no tienen relación.

Y el autónomo maldito

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Cuánto de sí está dando la figura del emprendedor español. “Vente pa’ emprender, Pepe, que en Alemania tampoco están las cosas para echar cohetes”, que diría ahora Ozores o cualquiera de sus cómplices. Tomás Burgos siempre tiene un gesto para ellos en sus ruedas de prensa, siempre les da su más sincero agradecimiento por estar ahí con él en las estadísticas de las que mensualmente se hace eco. Lo que se le escurre entre líneas es recordar la figura del autónomo dependiente (TRADE) o falso autónomo, aquél que realiza su actividad económica o profesional para una empresa o cliente del que percibe al menos el 75 por ciento de sus ingresos. Por desgracia, ésta es la situación en la que muchos trabajadores deben estar si quieren conservar su puesto de trabajo en la empresa. Son las nuevas exigencias de grandes No PYMES, multinacionales y nacionales que en sus procesos de reestructuración y externalización de servicios les da por externalizar hasta los inodoros modelo góndola. No es que haya más emprendedores, es que hay más precarios trabajando, como cantan los datos: la modalidad de autónomo dependiente ha aumentado un 25% en el último mes y un 17% desde el 2012, según datos publicados en InfoLibre.

Aún no sabemos si la precariedad laboral ha llegado para quedarse, pero que tardará mucho en irse, eso es seguro. Tras la Reforma Laboral, la tan famosa “flexiblización del mercado laboral” ha permitido muchas cosas para el tejido empresarial y muy pocas para la negociación colectiva . Los comités de empresa a veces ya sólo están porque ha de figurar que están.

Nos queda comprobar si los nuevos mecanismos de colaboración público-privada supondrán un respiro a la precarización cada vez más creciente del empleo o si, por el contrario, los nuevos agentes de empleo (agencias de colocación y otras entidades destinadas a dicho efecto) no consiguen hacer milagros ante las ofertas de empleo que tienen que gestionar. Al fin y al cabo, todo o casi todo, depende de un crédito financiero que aún no llega. Y a estas alturas nos preguntamos: ¿llegará algún día?

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación