Del sincericidio a la honestidad inteligente

“No digas todo lo que piensas, pero piensa todo lo que digas” Aristóteles

¿Alguna vez te has preguntado cómo se sentirá tu entrevistador minutos antes de entrar tú por la puerta?

Quizás has estado más ocupado en gestionar tu propio estado de ansiedad, repasando las últimas notas sobre qué responder a las posibles objeciones, preocupado por tu aspecto personal o por las cifras que quieres alcanzar en relación a tu contratación.

comercial1Efectivamente estas centrado en ti, en demostrar tu yo ideal. Comprendo, es importante para ti lograr ese trabajo, o quizás no, pero mejor ser tú quien lo decida y no verte descartado por la empresa.

Si eres tú mismo quizás no le parezcas suficiente, piensas. Si eres demasiado sincero, quizás cometas el error de dar una información no apropiada o que las condiciones del acuerdo no resulten tan favorables como desearías.

No te falta algo de razón. Sería muy arriesgado decirle: “Quiero trabajar poco, ganar mucho, disfrutar con el trabajo que realice y dejar de hacer o colarle a otro lo que me resulte demasiado aburrido o difícil. Me gustaría jubilarme aquí o dejarle por un trabajo mejor que éste cuando se presente. ¡Un buen horario oiga!, ¡y respeto!, me gusta que me traten bien.  Eso es extensible al ambiente laboral, espero que sean majos los compañeros y pueda hacer buenos amigos.  En el último trabajo conocí a un ca…”

En lugar de eso diremos que queremos desarrollar nuestras capacidades, otorgar valor al puesto y a la empresa, formar parte de su compañía y contribuir al logro de sus objetivos. Que eres flexible, adaptable a los cambios y trabajas bien en equipo.

Del mismo modo, nos resultaría extraño escuchar al entrevistador decirnos: “Estoy muerto de miedo, tengo más de 3.000.000 de desempleados en España y mi superior no entenderá que elija precisamente a una persona que no sea capaz de superar el periodo de prueba. Las condiciones de trabajo son una birria, se espera que realices el trabajo de dos personas, que estés contento, que te formes fuera de tu horario laboral y que sigas igual de motivado si ves que no podemos pagarte puntualmente algún mes, algunos clientes nos deben dinero”.

En lugar de eso, nos causará buena impresión escuchar: “Somos una empresa en expansión, que apostamos por la innovación y la excelencia laboral, queremos personas comprometidas e integras para desarrollar los productos y servicios que den servicio a nuestros clientes y nos mantengan posicionados entre las compañías más prósperas de nuestro país”.

entre2-1En una entrevista de trabajo, como en cualquier otro encuentro personal, hay cosas que se dicen, cosas que se callan, silencios que hablan y palabras huecas que no significan nada.

Por muy natural que parezca la situación de entrevista, no hay que olvidar que:

Ambos, entrevistado y entrevistador tienen una misión que cumplir, al final no deja de ser una negociación de compra-venta, donde el producto eres tú.

El entrevistado lograr vender aquellos aspectos de su personalidad y CV que mejor se adaptan a las necesidades del puesto ofertado y calla o disimula lo que no conviene.

El entrevistador necesita encontrar los puntos fuertes y débiles del candidato, la coherencia de los argumentos, su motivación para el puesto y su potencial. Los puntos débiles los tendrá que intuir o descubrir a través de distintas pruebas (entrevistas, test, prácticas), los fuertes espera no tener que buscarlos demasiado, a fin de cuentas, esa es tu misión.

Una primera impresión se establece en apenas segundos, y aunque los entrevistadores son personas preparadas para no prejuzgar de forma inmediata, les costará olvidarse de detalles como: impuntualidad, desorden, incoherencias, negatividad, … está tan deseoso como tú de encontrar aquello que le complemente,  ellos necesitan un empleado y tú un trabajo. Pónselo fácil y cuida todos los detalles de ese encuentro, ¡prepara la entrevista y ofréceles tu mejor versión!

La honestidad entre empresa y trabajador permitirá establecer una relación laboral prospera y duradera, aunque conseguirlo requiera impedir que el sincericidio o su contrario, la mentira, intervengan en tan delicada situación.

carmen_camacho

MARÍA DEL CARMEN CAMACHO

“Facilitadora del desarrollo y promoción del Talento”

Licenciada en Psicología, orientadora laboral, coach y formadora en Habilidades de Desarrollo Profesional.  Más de 15 años de experiencia en materia de RRHH.

Web: www.maricarmencamacho.com

Facebook: https://www.facebook.com/mamencamachogil/

Perfil en LinkedIn: https://es.linkedin.com/in/maricarmencamachogil

Twitter: @ccamachogil

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación