De hoyos y tronos

Cada hecho positivo de nuestra vida, en términos de vida profesional y laboral se percibe con más facilidad, crea una nueva realidad a nuestro alcance, que podemos interpretarla como un peldaño de la escalera que nos eleva hasta el trono de nuestro éxito, estando éste más elevado cuanto mayores son nuestros logros.

Desde ese trono tenemos otra visión de nuestra vida. Esa realidad es la que utilizamos para evaluar nuestras capacidades, potencial y las nuevas alternativas que nos plantea el entorno, es lo que muchas veces denominamos estar en un “buen momento”.

La parte negativa de la película de la vida está en lo que no es bueno, incluso muchas veces no lo percibimos en toda su magnitud, pero comienza a generar un hoyo al lado nuestro, siendo cada hecho negativo otra palada de tierra más que sacamos del hoyo, la cual lo hace más subo-escalerasprofundo.

Desde el trono muchas veces no se ve con claridad la profundidad del hoyo, pero es que desde ahí arriba el suelo parece muy lejano, no digamos entonces del hoyo, ese casi ni se aprecia.

Los últimos cambios en nuestro entorno económico, concretamente los relativos a la crisis y sus implicaciones en el terreno laboral, han provocado que muchas personas hayan tenido que bajar todos los peldaños “a la carrera” y tanta ha sido la velocidad que algunos de ellos no han podido esquivar su hoyo y han caído en él.

¿Cómo están ahora? ¿Cómo ven las expectativas que antes eran tan claras?¿Ya no existen expectativas o es que la nueva perspectiva no les deja verlas con la misma claridad de antes?

Tal vez seamos mejores constructores de escaleras que escaladores de hoyos y por ello nos cuesta mucho más salir del hoyo que subir escaleras, pero un buen inicio para poder analizar la realidad es intentar poner los pies en el suelo, en terreno sólido y a nivel “neutral”, en ese terreno normalmente más “objetivo” es dónde empieza el trabajo de construir nuevamente.

¿Qué hay que construir? Una nueva escalera, obviamente, pero en este caso contamos con los primeros peldaños, esos que en el pasado se forjaron a base de esfuerzo y compromiso y que siguen estando ahí.

Si estás en el hoyo, trabaja en escalar sus paredes, no esperes únicamente a que otro te saque, inicia tú el ascenso, recuerda que en muchas ocasiones desde el trono no se ve con claridad el hoyo, ni mucho menos a los que están dentro, por eso la ayuda se consigue más fácilmente desde un lugar en el que te puedan “ver”.

Si te hace falta una frase que te motive a seguir escalando, piensa en la que dijo el poeta italiano Francesco Petrarca (1304-1374) “Es más honorable obtener el trono que haber nacido en él. La fortuna otorga uno, el mérito el otro.”

Pedro_corralizaGraduado en Administración de Empresas, Diplomado en Ciencias Empresariales, MBA Máster en ADE y Coach Ejecutivo Certificado. Más de 20 años dedicado a la dirección de proyectos y la gestión empresarial, es fundador y director de TREEMODEL, consultoría estratégica de desarrollo ejecutivo y corporativo, forma parte del consejo de dirección en diversos proyectos empresariales y sociales y colabora como formador y ponente con distintas organizaciones.

Blog: www.pedroangelcorraliza.com

Web: www.treemodel.es

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación