¿Cuidamos nuestro pueblo?

Nuestras vidas se circunscriben a un máximo de 300 personas, aunque vivamos en la más populosa de las ciudades y aunque a lo largo de la vida la cantidad total de relaciones sea mucho mayor, si examinamos a cuántas personas tratamos dos o más veces al mes aunque solamente sea al reconocerlas al pasar, saludarlas quizá o tener algún tipo de trato más cercano y frecuente, en raras ocasiones esta cifra es mayor por una simple cuestión de aritmética aplicada a nuestro tiempo diario.

Esta cifra es estable aunque varíe su composición: hay personas y personajes que están durante unos meses, otras durante años, y muy pocas durante toda la vida. Puede exceptuarse de este cómputo la familia en sentido amplio que consideraremos dentro del círculo al cual no hay que tratar continuamente para que sean parte de nuestro pueblo.

circulos-de-clientesNuestro pueblo es singular. Tiene una característica que lo hace único pues puede cambiar de ubicación geográfica. Cada vez que nosotros nos mudemos de barrio, de empresa o de ciudad cambiaremos de pueblo. De hecho, es un pueblo mutante pues la composición es aleatoria por esa curiosa libertad que tienen los demás en mudarse también y en la que podemos influir bastante poco, teniendo en su composición desde el sabio más sesudo al desnortado semidelincuente del cual no conocemos más que su apariencia externa.

Esta propiedad mutante proporciona interés y emoción al asunto pues acogeremos o no a los nuevos habitantes de nuestro pueblo nos caigan bien o mal. Y esto nos influye más de lo que creemos: La distancia física admitida en un entorno rural es mucho mayor que la forzada en las ciudades aunque solamente sea por el hecho de usar Metro o autobús. Estamos forzados a compartir nuestro espacio de seguridad física sin que podamos hacer demasiado al respecto. Y cualquiera que haya disfrutado de las delicias del amontonamiento mañanero en el medio de transporte podrá estar de acuerdo. Y la distancia emocional es mucho mayor: Ese ente que exuda todo tipo de añejos olores que por cercanía física es algo pasajero y tan alejado de nosotros como cualquier árbol de cualquier acera. Es solamente paisaje, en este caso pestífero pero que admitimos como una maldición más o menos momentánea a la cual sabemos que no volveremos a ver.

Sin embargo, en zonas con menos congestión de personal la distancia física se respeta mucho más y la emocional se reduce. Es un curioso efecto.

El problema de mudarnos de barrio, de empresa o de ciudad es que el resto de los componentes de nuestro ecosistema en su mayoría consideran que no es justificación suficiente que nosotros nos marchemos como para seguirnos al lugar que vayamos, lo cual es una cierta cura de humildad al considerar nuestra capacidad de liderazgo, bastante limitado en verdad, y que hace que cambiemos de caras y de personas de manera bastante drástica.

Pero ¿sabemos cuidar nuestro ecosistema? ¿Sabemos hacernos lo bastante amables y estimados como para que nuestro pueblo cuide de nosotros en la medida que pueda cada uno de los paisanos? En este momento nos aparece el curioso efecto de la reciprocidad, que nada tiene que ver con la solidaridad por más que intenten algunas personas hacerlo pasar por sinónimos.

Podemos segmentar que dicen los que saben de estadística (Y ya saben, hay mentiras leves, graves, y estadísticas) en grupos sencillos. Aquellas personas que tratamos dos o más veces al mes, las que tratamos dos o más veces a la semana y las que nos soportan dos o más veces al día durante más o menos tiempo. Porque esa es otra, consideramos que somos estupendos, pero es una apreciación de parte sin que tengamos muy clara la opinión de la otra componente, que puede apreciarnos sinceramente, contemplarnos con indiferencia, o simplemente ignorarnos a pesar del cordial saludo. También caben otras dos posibilidades, que nos soporten con resignación como una desgracia más de la vida o que nos detesten sinceramente de manera disimulada o explícita. Y estas dos últimas no son demasiado positivas.

¿Cómo cuidamos cada grupo? Como lo hagamos nos pondrá sobre la pista de cómo nos tratará nuestro pueblo. Es muy sencillo.

¿Cómo cuidamos cada grupo? Como lo hagamos nos pondrá sobre la pista de cómo nos tratará nuestro pueblo. Es muy sencillo.

¿O no tanto?

Dentro del pueblo tenemos nuestros barrios, y uno de ellos, probablemente de los más importantes tanto por el número de horas que estamos en él como de la frecuencia con la que tratamos a sus componentes es el lugar en el que conseguimos sentirnos útiles para nuestro entorno más íntimo como puede ser la familia como sentirnos importantes para nosotros mismos y partícipes en un entorno de logro, como es la empresa para la que prestamos nuestros servicios.

Si no cuidamos este entorno, si no damos lo mejor de nosotros mismos bien por desinterés o porque el entorno no lo permite, sufriremos, y con nosotros, nuestro barrio.

Depende de cómo hayamos cuidado el barrio, nos ayudará o bien nos dejará de lado.

Es bastante fácil de explicar, mucho más complicado de vivir.

O no tanto.

Buenas vacaciones.

 

José Mª Tavira, Director Talento Humano

JOSÉ Mª TAVIRA, DIRECTOR TALENTO HUMANO

José María Tavira es Socio Director de Tavira y Asociados, grupo de consultores especialistas en Recursos Humanos que pretende mejorar la competitividad y productividad de las Pequeñas y Medianas Empresas a partir de lo más valioso que poseen, que son las personas. Desarrolla actividades de consultoría para empresas en el ámbito de organización interna, rediseño de procesos, mejora continua, diseño de procesos de formación, calidad,  diseño de sistemas de valoración por competencias, coaching, etc. Las actividades in company  se han desarrollado en empresas como COPE, BMW, Míele, Bosch, Xerox, Carrier… y en PYMES como Grupo Interpack, Flores Valles, etcétera. Además, participa en diferentes proyectos de implantación de servicios de RRHH en empresas municipales de servicios públicos.

Guardar

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación