Convertirse en un referente

Hoy me vais a permitir que me ponga un tanto filosófico.

Hace unos días estuve viendo un vídeo de Laura Ribas sobre LinkedIn titulado  “¿Cómo conseguir clientes sin ser considerado un Spam?” Difícil, ¿no?, sobre todo cuando recibimos miles de mensajes al mes de profesionales que quieren llamar nuestra atención… de forma masiva.

Laura aconseja la creación de contenido de calidad para atraer a nuestros clientes a nuestra web. Y, para ello, lo normal es tener un espacio en Internet que actualicemos de forma constante con información interesante. ¿Qué consigo con esto? Pues muy sencillo: ser un referente o, como poco, tener una imagen profesional seria.

referenteLlevo tiempo reflexionando sobre la idea de convertirse en un referente. Es muy complicado, pero creo que el camino para trabajar en esta dirección pasa por querer ser como la gente que admiramos. Ya sea un escritor, un cineasta o un deportista, seguir un ejemplo que merezca la pena, sin que nos obsesionemos, es muy beneficioso. De ahí que, en esta sociedad en que vivimos, debamos de preocuparnos porque los referentes que se han hecho famosos lo sean realmente por un trabajo admirable, y no por asuntos turbios. Una sociedad que tiene como personas a seguir a médicos, profesores, científicos, deportistas… llegará lejos.

¿A qué tipo de profesional admiro? ¿Qué tipo de valores son los que aprecio? ¿Con qué tipo de persona quiero trabajar, compartir conversación, ir a una charla suya y tomarme un café para aprender? Si me empeño en seguir esos pasos, en trabajar, en cumplir objetivos, habrá un momento que iré trazando mi propio camino y atraeré a gente interesada en mi trabajo. No se trata de ser iguales, pero sí de ir aprendiendo. Me gusta más la expresión aprender de los mejores que imitar a los mejores.

Por supuesto, debo tener claro que todo requiere sacrificio y gestión de la frustración. Si me gusta el tenis y quiero ser Nadal, lo voy a tener complicado; pero si me empeño en trabajar duro, iré alcanzando metas. A veces nos preocupamos demasiado por la meta, cuando lo importante es avanzar. No rendirse nunca es la principal lección que he aprendido a lo largo de mi vida, sobre todo de aquellas personas a las que admiro y a las que me gustaría parecerme. Hay un viejo dicho sobre la utopía. El lema plantea que, cada vez que damos dos pasos hacia ella, esta se aleja, y así sucesivamente. No obstante, lo importante es eso, caminar siempre.

 Hector JerezHéctor Jerez es Licenciado en Ciencias Políticas y Sociología. Especializado en orientación e intermediación laboral, se considera  un apasionado de las TIC y de su relación con el mercado de trabajo, un blogger convencido y un estudioso de las transformaciones sociales que tienen lugar en nuestros días. Para poder contactar con él y leer más artículos:

Blog: www.politologoenred.blogspot.com

Twitter: @hecjer

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación