Comunicado de la AIOEP sobre la Orientación Educativa y Profesional para Migrantes Desplazados

La actual crisis de los refugiados, recientemente localizada en Europa, constituye una preocupación de alcance mundial, que impacta en la vida de los individuos, familias, comunidades y países. Con motivo de la conferencia de la Asociación Internacional para la Orientación Educativa y Profesional (AIOEP) “Reestructurando las trayectorias profesionales ante poderosas fuerzas inesperadas”, la Junta Directiva de la AIOEP publica el siguiente comunicado de prensa, sobre la necesidad de interceder por servicios de orientación educativa y profesional para los migrantes desplazados. La Junta Directiva de la AIOEP invita a los miembros a responder de manera activa esta crisis, teniendo en cuenta las funciones de la orientación, la política y la práctica para responder a las necesidades de los migrantes desplazados.

 Muchos migrantes se enfrentan a condiciones de inestabilidad sin acceso a la educación o al empleo. Los refugiados generalmente sufren discriminación y una carencia de apoyo sistemático que les garantice un empleo remunerado y los gobiernos locales tienen el reto de dotarles de recursos sociales y económicos, mientras intentan manejar el gran volumen de personas que buscan refugio. El campo de la orientación profesional tiene un amplio historial en generar consciencia y apoyar a los nuevos migrantes que tienen la necesidad de encontrar un trabajo apropiado.

La crisis migratoria en Europa exige actuar y revisar el papel que podemos jugar para ayudar a las personas a establecerse de manera satisfactoria en los países destino, así como para que se beneficien de la orientación educativa y profesional. Los orientadores pueden brindar atención a los problemas que enfrentan los migrantes desplazados y abogar por la prestación del servicio de orientación. Los orientadores profesionales tienen la oportunidad de desarrollar programas y prácticas modelo para apoyar a los migrantes en su travesía para encontrar un empleo adecuado.

La AIOEP, como la más grande asociación de orientación en el mundo, hace un llamado a los orientadores, académicos y políticos a que incrementen sus esfuerzos para comprometerse activamente a prestar atención a las necesidades de los migrantes desplazados y para abogar por los servicios que les brinden una integración educativa y profesional en los países en los que se asienten. Los miembros de la AIOEP tienen una importante misión para liderar y promover la investigación y puesta en práctica de la integración positiva de los migrantes desplazados, y para influir en los políticos y empleadores de servicios educativos para que les apoyen en este esfuerzo. Las políticas y prácticas necesitan ser oportunas, significativas y multifacéticas para garantizar que los migrantes desplazados reciban servicios significativos que favorezcan su inclusión positiva y un futuro comprometido con educación y empleo.    

 Información de contexto para el comunicado de la AIOEP sobre la Orientación Educativa y Profesional para Migrantes Desplazados

Es importante reconocer que la mayoría de los migrantes desplazados, como los refugiados, dejan sus países no por elección sino debido a una guerra, persecución política u otras formas de opresión que colocan en riesgo su integridad y seguridad. Tales condiciones implican frecuentemente la separación de miembros de la familia por un corto tiempo o de manera permanente, la interrupción de las fuentes de ingresos y la pérdida de documentos relativos a sus certificaciones de empleo y/o certificados académicos.

Muchos migrantes se enfrentan a condiciones de vivienda inestable e insegura en el primer país en que reciben asilo, sin acceso a educación o empleo. Estas condiciones, que pueden durar varios años, pueden dejar a los niños sin acceso a la educación formal, dando como resultado mayores deficiencias en su desarrollo académico, social e intelectual, además de negarles el contacto con la información y educación profesional disponible dentro de los sistemas escolares. Dichas deficiencias pueden tener consecuencias a largo plazo en el retorno a la escuela a un nivel educativo apropiado para su edad, así como en la adquisición de habilidades que favorecerán su acceso al empleo.

Los migrantes que huyen a países vecinos frecuentemente sufren discriminación y una falta de apoyo sistémico que les asegure un empleo formal, mientras los países se esfuerzan en manejar la gran cantidad de individuos que buscan refugio y están excedidos en su capacidad para proveerles de recursos sociales y económicos. Las diferencias en las condiciones de empleo entre la población migrante y la local a menudo resultan en la segregación de los migrantes hacia puestos peor remunerados, temporales o situaciones laborales precarias.

Los servicios de orientación vocacional y profesional son multifacéticos y deben adaptarse a las necesidades específicas de los individuos, familias y comunidades enteras que se están enfrentando a una interrupción/desestabilización al huir de sus países de origen.  Son esenciales los servicios de ayuda a los migrantes para que consigan cierto grado de estabilidad y seguridad en el contexto de un nuevo país, en el que  se encuentran a menudo con grandes diferencias culturales en los ámbitos de educación y empleo.

Los orientadores educativos y profesionales tienen la responsabilidad de llamar la atención sobre los problemas de los migrantes desplazados y abogar para que se les provea de servicios. Estos servicios pueden incluir el trabajo con la comunidad local de inmigrantes y con sus líderes para identificar  necesidades y los servicios pertinentes para atenderlas; la colaboración con el personal de las escuelas para facilitar las transiciones educativas de los niños y los jóvenes, así como con los servicios de apoyo para que los adultos se involucren en nuevos sistemas de aprendizaje que mejoren sus cualificaciones y favorecer su reingreso al sistema de empleo. Las intervenciones de orientación profesional pueden ayudar a que los migrantes desplazados identifiquen sus habilidades, incrementen su confianza y sentimiento de esperanza en el futuro; contribuir a identificar sus necesidades de formación que les permitan incrementar su empleabilidad y las medidas que pueden ser utilizadas para asegurar su estabilidad en el empleo. Los orientadores educativos y profesionales están en la posición de ayudar a personas desplazadas a identificar los recursos clave de la comunidad y en participar en equipos interdisciplinarios de trabajo que ofrezcan un enfoque integral en el apoyo educativo y profesional.

Los orientadores educativos y profesionales pueden trabajar con individuos acerca de las formas en cómo presentar sus credenciales internacionales y certificados de estudio, también tienen la labor de trabajar con los empleadores e instituciones educativas para determinar las habilidades y destrezas de las personas desplazadas para que accedan a un empleo con base en éstas. Las cuestiones relativas a la equidad son básicas en este tipo de discusiones, para garantizar que los migrantes calificados accedan a salarios proporcionales a la fuerza de trabajo de la población local.

Los orientadores educativos y profesionales también tienen un papel que jugar a niveles de desarrollo de las políticas y en el diseño de programas y servicios para las personas desplazadas. Influir y educar a los responsables político con relación a las necesidades de las personas desplazadas y sobre cómo la orientación profesional está vinculada con su solución, son las líneas clave a seguir para incrementar los servicios disponibles que favorezcan su establecimiento en el nuevo país.

Alentamos a nuestros miembros a considerar la diversidad de los migrantes, reconociendo que deben tener voz en la determinación de sus necesidades e incidencia sobre los servicios puestos a su disposición. Esto implica un dialogo permanente y el reconocimiento de que las necesidades de los grupos e individuos variarán de acuerdo con las condiciones previas a su migración, país y contexto cultural, así como de las condiciones posteriores a su migración en el país en el que se establezcan.

Invitamos a los miembros de la AIOEP a participar activamente en generar conciencia sobre los problemas de asentamiento que afectan a los migrantes desplazados, así como participar activamente en la construcción de servicios pertinentes que favorezcan de manera positiva su bienestar a través de un compromiso significativo con los sistemas educativo y de empleo. Aunque el énfasis se sitúa en las necesidades inmediatas de los servicios en el momento en que se establecen los migrantes, esas necesidades variarán con el paso del tiempo y entre generaciones. Los migrantes desplazados son personas que no sólo están buscando asilo o un lugar en un nuevo país, son personas que estarán contribuyendo en nuestros países como ciudadanos, vecinos y futuros colaboradores de trabajo.

Comentarios desactivados

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación