Cómo se ha reducido el desempleo en Francia

Que combatir el paro y fomentar la formación en nuestro país son dos asiganturas pendientes, no es un hecho noticioso, pero sí se convierte en imprescindible su reclamo para recordar que si no se activa el consumo y la capacidad adquisitiva de la población, difícilmente podremos reactivar la economía y regresar a un buen estado de salud de nuestro “estado del bienestar”.

Medios como El Mundo, analizan la situación actual que está viviendo Francia con una bajada de la tasa de desempleo de 3 décimas hasta el 9,6% de la población activa, situando el número de parados en 2,8 millones de personas. Con este registro, el mejor desde el tercer trimestre de 2012, Francia logra dejar atrás la barrera psicológica del 10%.

Protesta contra la reforma laboral en Burdeos. Fuente, EFE

Protesta en Burdeos contra la reforma laboral en Francia. Fuente, EFE

María D. Valderrama explica cómo la reducción del paro ha beneficiado a todas las franjas de edad, con cuatro décimas menos entre las personas de entre 15 y 24 años (23,7%), dos décimas entre los de 25 y 49 (9%) y una en los mayores de 50 (6,4%). El empleo a tiempo parcial se ha reducido ligeramente, aunque el número de personas que desearían trabajar más horas ha aumentado 0,3 puntos hasta situarse en el 6,7%. El paro de larga duración, por su parte, se mantiene en el 4,3% de la población activa.

Estas cifras, dadas a conocer esta semana por el instituto nacional francés de estadística (INSEE), han permitido respirar ligeramente al presidente galo, François Hollande, que condicionó su candidatura a las elecciones de la próxima primavera a una reducción del paro.

El gasto en desempleo no se dedica únicamente a subsidios sino a formas prácticas de reinserción laboral con convenios de formación en empresas
La inversión de la curva de desempleo parece un hecho, ya que la economía francesa ha logrado crear más empleo del que ha destruido en los últimos cinco trimestres consecutivos, con 143.000 puestos de trabajo en lo que va de año. A la espera de ver los resultados de la reciente reforma laboral, fuertemente contestada durante la primera mitad del año, Hollande puede apuntarse algún tanto, como el plan de formación para 500.000 parados que ha contribuido a reducir las cifras.

Rigidez frente a flexibilidad

Hasta la aprobación por decreto de la nueva ley de Trabajo, el mercado laboral francés era considerado un paradigma de rigidez frente al más flexible mercado laboral español -al menos así es desde la reforma de 2012 en la que se ha inspirado el Ejecutivo galo-.

Los altos niveles de paro (estructural y juvenil), los indicadores de precariedad laboral y la cobertura social en España distan de asemejarse a la situación en Francia cuya economía, sin embargo, crece significativamente menos que la española.

En vísperas de que estallara la crisis financiera internacional, la tasa de desempleo en Francia era similar a la registrada en España (alcanzando posteriormente un pico del 10,6%, frente a un máximo del 26,9% en el caso español). Fuentes recuerda en este sentido la “fuerte devaluación interna” que ha supuesto el ajuste del mercado laboral español con una intensa corrección de salarios, “esto no se puede comparar con el caso francés”, apunta.

Políticas activas de empleo

Ambos mercados laborales se enfrentan a los mismos retos (la precariedad laboral, el paro de larga duración, el paro juvenil y también el de los mayores de 45 años), pero con una intensidad que difiere en ambos casos. Basta señalar que el paro estructural en Francia se estima entre el 5% y el 7% de la población activa, frente al 16% o 18% en España.

De momento, las políticas activas de empleo en Francia parecen dar buenos resultados ya que el gasto en desempleo no se dedica únicamente a subsidios sino a formas prácticas de reinserción laboral con convenios de formación en empresas, algo que en España, donde la mayor parte del empleo de nueva creación aparece muy vinculado al turismo estacional, no se está implementado con éxito, bien porque el esfuerzo presupuestario no es suficiente o porque las políticas activas de empleo adolecen de fallos en su diseño. “Quizás sea la pista a seguir”, conluye el artículo.

Guardar

1 respuesta

Dejar respuesta
  1. Mº josé
    Ago 25, 2016 - 01:41 PM

    En España seguimos sin diseñar bien nuestras políticas de empleo

    Respuesta

Dejar una respuesta

Su email no se publicará. Obligatorio *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Artículos que te pueden interesar

JOBSHUNTERS.ES es una revista de ANAC
Asociación Nacional de Agencias de Colocación